El Gobierno vuelve a hacer trampa con los planes de pensiones y sigue obviando la clave: la fiscalidad en el momento de recuperar el ahorro.

 

El Consejo de Ministros ha dado luz verde hoy al real decreto ley que permite a quienes ahorran en planes de pensiones rescatar su dinero a los diez años, a partir de 2025, y rebaja las comisiones de gestión de estos productos.

Ya no será necesario que el ahorrador se encuentre en una situación excepcional, ya sea paro de larga duración, enfermedad grave o riesgo de desahucio, como se exigía hasta ahora, para poder recuperar su dinero.

En definitiva, se trata de hacer más atractivos los planes de pensiones con el objetivo de «estimular» el ahorro privado, según ha explicado el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, a lo que también debería contribuir la rebaja «sustancial» de las comisiones de gestión.

Desde el Ministerio de Economía creen que la posibilidad de poder recurrir al dinero ahorrado en planes de pensiones una vez transcurridos diez años desde la aportación de los fondos será clave también para que los jóvenes se animen a contratar un producto de este tipo.

La entrada en vigor del texto permitirá que cualquier aportación a un plan de pensiones se pueda retirar en un plazo de diez años y, en el caso del dinero depositado con anterioridad, la fecha de corte será finales de 2015.

De este modo, a partir de 2025 se abrirá una ventana para que 8 millones de ahorradores dispongan del dinero depositado en sus planes de pensiones al cierre de 2015, cuando ascendía en planes individuales a 68.000 millones. 

Esta es la nota de prensa que ha pasado la agencia Efe sobre la decisión del gobierno. Creo que los tiros no van por este lado y explico por qué.

  1. En primer lugar, el nuevo planteamiento me parece erróneo porque la primera lectura es la de que las pensiones públicas tienen un problema que el Gobierno no es capaz de resolver y se atemoriza a la población. Es cierto que las pensiones tienen un problema grave -ya lo hemos explicado en este blog varias veces- pero asustar más a la ciudadanía no es la solución.
  2. Pienso que es necesario fomentar el ahorro a largo plazo, perro a los tipos actuales no es este el argumentario procedente.
  3. La gente no suscribe planes porque no ahorra lo suficiente y quienes sí lo hacen no acuden al plan de pensiones por la duración del mismo ni por las comisiones.
  4. Los planes de pensiones han tenido un problema importante en su rentabilidad a largo plazo que difiere mucho de la que han prometido y eso es algo que en el boca a oreja les ha hecho mucho daño. La gente sabe que con el plan de pensiones no va a solucionar su problema, si después de la jubilación la prestación pública que recibe es insuficiente.
  5. Parece que el Gobierno no quiere entrar en el nudo de la cuestión. Evidentemente, las comisiones son excesivas y deben rebajarse y también es bueno que pueda rescatarse antes delo previsto. Pero la clave está en la fiscalidad.
  6. No quiere enterarse el Gobierno que uno de los mayores males de los planes en su reputación es que la gente sabe que cambiaron las reglas de juego a mitad del partido… y que pueden volverlo a hacer cuando les plazca.
  7. Si uno hace un plan de pensiones a los 40 años –edad que siempre se ha visto como la ideal para empezarlos- es para que le mantengan lo que le han prometido hasta el final. Y hoy la gente sabe que no es así. Sabe que en 2007 se cambiaron las reglas.
  8. Al hacer un plan puedes desgravar de la base imponible lo que inmovilizas en el plan y este es el reclamo –único- que tienen. Sin embargo, la clave está en la recuperación del dinero en el momento de la jubilación.
  9. En principio, el planteamiento –a todas luces correcto- era que en el momento de la recuperación podías aplicar una serie de coeficientes correctores en la plusvalía obtenida y en la aportación realizada, que incentivaban su creación.
  10. .El dinero que colocabas a 25 o 30 años vista tenía una desgravación en el año de cada aportación y una sustancial mejora fiscal en la recuperación. Hoy no es así, ya que en la recuperación –excepto si se hace en modo de vitalicio, nada recomendable- has de pagar el dinero recibido como si fuera una renta de trabajo en el IRPF, con lo cual el fisco se puede llevar una cifra enorme de tu ahorro. 11
  11. El cambio de la fiscalidad en la recuperación proviene de época de Zapatero, bajo la idea increíble de que los planes eran “cosa de ricos”, como si los ricos no tuvieran otras vías más directas para asegurarse una pensión tranquila. Esa decisión absurda hundió los planes, ya que la clase media trabajadora –que en realidad era quien los suscribía- vio que no valía la pena.
  12. Se me hace difícil entender porque no se vuelve a la idea inicial. Es decir, desgravar en la base imponible en el momento de la aportación y la aplicación de coeficientes correctores en el momento de la recuperación para que el ahorro remansado durante muchos años obtenga un “premio” por la no disponibilidad del dinero en forma de una fiscalidad menor, relacionada con el sacrificio al consumo realizado durante muchos años
  13. En definitiva, creo que la decisión de hoy del Gobierno es un parche sin interés alguno para el ahorrador y no resuelve un problema endémico del país que es la falta de ahorro a largo plazo.
  14. Los incentivos siguen brillando por su ausencia. Sin una mejora de la fiscalidad real en el momento de la recuperación, no hay ningún interés en suscribir un plan. Y ello es un problema muy serio, porque las pensiones públicas no podrán resolver las necesidades de la población dentro de unos años. Al tiempo–
  • PD. Si quieres recibir los próximos post por e mail, no tienes más que apuntar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho