El despliegue de la Inteligencia Artificial topa con la falta de talento en las empresas españolas

Las empresas se enfrentan a un nuevo entorno de relación con el cliente marcado por la digitalización e impulsado fundamentalmente por los avances tecnológicos y la penetración de herramientas que amplifican la interacción de los usuarios con las marcas. Esto ha derivado en una modificación de los hábitos de consumo y comportamiento del cliente final, exigiendo a las empresas desarrollar nuevos modelos de negocio o transformar los actuales para poder satisfacer las necesidades de sus clientes y seguir creciendo en la era digital. La adaptación al ascenso de los clientes digitales será el verdadero reto para las compañías en los próximos años. Las empresas deberán seguir la senda de la digitalización para no quedarse atrás.

Al respecto, hace unos días recibí un interesante informe realizado por  PWC, en colaboración con Microsoft, titulado Realidad y perspectivas de la Inteligencia Artificial en España, 2018 . Es interesante y os paso un resumen y conclusiones que ha realizado el socio de PWC, especialista en esta materia.

La inteligencia artificial (IA) está destinada a ser la próxima revolución tecnológica, siguiendo los pasos de internet y la movilidad. Con un impacto esperado para 2030 que supondrá un crecimiento del 14% del PIB mundial (PwC – ‘Exploiting the AI Revolution’) la IA va a transformar estrategias y modelos operativos de compañías, con mejoras significativas en los modelos de productividad como impacto inicial de su aplicación.

Sin embargo, de acuerdo a nuestro research, un 45% de las ganancias económicas proyectadas para 2030 van a venir derivadas de la aplicación comercial de soluciones de IA, a través de mejoras y mayor variedad en productos, y modelos de marketing y comercialización mucho más personalizados y efectivos que los actuales. A nivel global, el 72% de los directivos cree que la IA será la ventaja competitiva del futuro y más de un 60% anticipa que la aplicabilidad de estas tecnologías sobre la experiencia de cliente es mayor que sobre el resto de iniciativas en su organización.

Las posibilidades actuales de la IA incluyen capacidades tales como la creación de modelos de simulación o propensión a la compra, la personalización del proceso de compra mediante sistemas de recomendación basados en tecnologías de machine learning, y también la interacción con asistentes virtuales de ayuda a la compra. Todas ellas brindan una excelente oportunidad para, por un lado, mejorar la experiencia de cliente con las marcas y, por otro lado, monetizar esta experiencia. Nos adentramos así en una nueva etapa de la “economía de la experiencia inteligente” (The Intelligent Experience Economy).

Las expectativas en relación con la implantación de IA son elevadas, pero ¿qué opinan los directivos españoles sobre el potencial de la IA y qué están haciendo realmente las organizaciones? El principal objetivo de este informe es presentar una perspectiva realista que permita entender la madurez del mercado español en la incorporación de soluciones de IA, los retos a los que se enfrentan las compañías y las preocupaciones de los directivos sobre estas nuevas tecnologías. Para ello, hemos entrevistado a responsables de marketing, experiencia de cliente, innovación y tecnología de empresas líderes en España, con una muestra representativa de los principales sectores de actividad. También somos conscientes de la abundancia de información sobre IA que existe actualmente y, especialmente, de la proliferación de tecnologías relacionadas:

claramente IA es un concepto que abarca un número creciente de soluciones tecnológicas. Por ello hemos incorporado dos capítulos iniciales a este informe, que sintetizan el mercado de la IA y desarrollan las principales soluciones que están disponibles actualmente: la contribución de Microsoft a estos capítulos ha sido fundamental, y su aportación en cuanto a tecnologías y casos prácticos enriquece profundamente el informe.

Los resultados son contundentes en cuanto al impacto esperado, con más de un 80% de los directivos afirmando que la IA supondrá cambios altamente disruptivos para sus negocios, llegando a convertirse en una ventaja competitiva.

Las áreas de gestión de clientes y de marketing y ventas son las que pueden esperar un mayor impacto y verse beneficiadas a corto plazo por soluciones de IA. Claramente – aunque no exclusivamente – las soluciones de reconocimiento de voz y de chatbots / asistentes virtuales destacan entre las de mayor aplicabilidad, tanto por su disponibilidad en el mercado como por el retorno de la inversión necesaria.

Más de la mitad de las grandes empresas españolas han iniciado ya el despliegue de soluciones de IA, la mayor parte en forma de pilotos y pruebas de concepto, e incluso un 11% afirma haber empezado ya a obtener resultados. En el otro lado del péndulo, casi un tercio de las compañías no tiene aún una hoja de ruta definida respecto a la IA.

La mayor barrera para avanzar en sus planes sobre IA es la escasez de talento: sólo un 11% de las compañías afirma estar totalmente preparada para abordar sus iniciativas de IA. Consecuentemente, la mayor parte de las compañías está activamente inmersa en desarrollar las capacidades necesarias, adquiriendo y desarrollando nuevos perfiles profesionales en sus organizaciones.

En cuanto a riesgos, la desaparición de puestos de trabajo (una de las amenazas más frecuentemente mencionadas sobre la IA) no se manifiesta de forma rotunda: sólo un 14% de  los directivos considera que la reducción de puestos de trabajo será muy significativa en su compañía. La regulación (protección y uso de datos personales, por ejemplo), por el contrario, sí se manifiesta como un área de incertidumbre que va a ser decisiva para la aplicación de soluciones de IA.

Como conclusiones de nuestro informe, podemos afirmar que las compañías españolas comparten la visión global sobre el impacto que la IA va a tener sobre los negocios, y se están preparando para ello: la combinación de talento interno y externo, junto con soluciones tecnológicas de proveedores solventes parecen la fórmula adecuada de éxito.

Y, como cuestión abierta, si la IA va a ser tan decisiva como se plantea y va a crear ventajas competitivas disruptivas, ¿qué ocurrirá con las compañías que no adopten -o no lo hagan a tiempo- soluciones de IA para sus negocios?

 

CONCLUSIONES

Incluso con el fuerte consenso (>80%) de que la IA tendrá un impacto estratégico en los negocios, los directivos españoles están bastante de acuerdo en que esto no ocurrirá en el corto plazo (menos de tres años), principalmente porque se requieren nuevos conocimientos y capacidades que no pueden desarrollarse tan rápido. Las inversiones necesarias van a ser relevantes, pero no parecen una barrera que ralentice el desarrollo de soluciones IA por parte de las empresas: incluso un tercio de los participantes considera que estas inversiones no tienen por qué ser altas. Sin duda, la introducción de IA va a provocar cambios en las estructuras organizativas y en los procesos de las compañías, pero, en general, no se espera que estos cambios vayan a ser radicales en un horizonte cercano. Y los datos (su acceso, uso, interpretación, gobierno, etc.) se sitúan como elemento neurálgico alrededor del cual construir las plataformas de IA. Al fin y al cabo ¿puede haber inteligencia -artificial o no- si no hay información que procesar.

 

PD. Si quieres recibir los próximos post por e-mail, no tienes más que anotar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho