¡Ojo! el 89% de las empresas españolas valora más la experiencia que la formación

Acabo de recibir esta nota de Hays. Experiencia vs formación. Me parece interesante porque confirma algo que todos estamos viendo desde hace tiempo: la experiencia se come cada día más a la formación. ¿Es que no se necesita formación? Sí, por supuesto que sí. Lo que ocurre es que cada vez hay más gente con título universitario o máster y lo que la empresa quiere es gente formada y con experiencia en el trabajo. Eso no ayuda a los más jóvenes, ya que supone otra cortapisa en su entrada al mundo laboral. Por otra parte, tener constancia de esta actitud de los empresarios debería suponer un acicate para la formación dual. La formación, además de dar el fondo de armario suficiente a un joven, debería dedicarse a prepararle para aprender a aprender en toda su vida profesional. Afirman que la mayoría de las compañías cree que los alumnos no están suficientemente en contacto con las empresas durante la fase de estudios, dificultando aún más la entrada al mundo laboral. Cierto, pero si no queremos entrar en un “cul de sac”, han de dar una respuesta positiva para facilitar el aprendizaje sobre el terreno. Por el momento, se habla mucho de ello y todos parecen estar de acuerdo en que no hay otra salida, pero llevamos demasiado tiempo hablando y haciendo muy poco…

¿Padece titulitis España? Hasta ahora tener un título o una carrera universitaria significaba tener acceso a un empleo estable y bien remunerado. No obstante, el 89% de las empresas valora más la experiencia que la formación en un proceso de selección, según la Guía del Mercado Laboral 2019 de Hays, lo que provoca la disminución de la contratación de perfiles junior. Además, junto a este aspecto, la proactividad, la motivación, la polivalencia, la capacidad de trabajo y las ganas de trabajar en equipo son los cinco factores que más influyen a la hora de seleccionar a un candidato.

Aunque la tasa de paro juvenil en nuestro país ha bajado casi dos puntos en el segundo trimestre de 2019, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), supone más del doble de la media europea, que es del 14,3%. Es decir, unos 500.000 jóvenes españoles, casi uno de cada tres, no encuentra trabajo. Según constata el estudio de Hays, el 84% de las empresas cree que los alumnos de hoy en día no están suficientemente en contacto con las empresas durante la fase de estudios. Además, casi la mitad de ellas considera que las prácticas deben empezar en el primer ciclo de estudios.

“Para los empresarios, la experiencia y las competencias son más importantes que la formación. Google ha pasado de seleccionar por expediente a hacerlo por habilidades”, destaca Fernando Calvo, Director of People & Culture de Hays España. “En cuanto a la formación, las nuevas profesiones más técnicas y digitales requieren de grados más cortos, pero mucho más prácticos, en los que se compatibilice la experiencia real con el conocimiento teórico” puntualiza el experto.

“El número de universitarios es tan alto que un título pocas veces resulta realmente diferencial”, destaca Calvo. Para ello, según las conclusiones del Global Youth Employment Forum, impulsado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es necesario establecer medidas y políticas que reduzcan la precariedad laboral de las personas jóvenes, potenciar el emprendimiento entre este colectivo y asegurar que su educación y formación corresponda a lo que realmente necesita el mercado de trabajo. Ya que para más del 40% de estudiantes españoles “no hay plan de carrera al finalizar las prácticas”, según constata la Guía del Mercado Laboral 2019.