¿De verdad logras desconectar durante las vacaciones?

Vaya por delante que nunca me he fiado demasiado de lo que decimos cuando se nos pregunta sobre las vacaciones y la capacidad de desconectar. Creo que la conexión en la red hace más difícil que podamos olvidarnos de los problemas del día a día, bien porque nos los recuerdan personas del trabajo o simplemente porque las noticias que leemos nos llevan a pensar indirectamente en el. Quizás por ello, sean los técnicos -los más alejados en su trabajo del entorno diario no laboral- los que desconectan con más facilidad en la encuesta que acaba de publicar hoy Randstad. De ella me ha sorprendido que los jóvenes sean quienes más difícil tengan el desconectar. Por supuesto que todo esto es muy relativo, ya que nadie es capaz de cuantificar qué grado de implicación tiene un profesional en su trabajo y en cuanto olvida o rebaja esta implicación en sus vacaciones. ¿Quién desconecta más uno que está al 90% y baja al 40% o uno que está al 30% y baja al 0%? Al parecer, el primero, ¿no?

En cualquier caso es bueno tener una idea de la tendencia existente. Y en este sentido Randstad ha realizado un estudio no solo para conocer si los ocupados desconectan del trabajo durante las vacaciones o no, sino también ha analizado cuáles son las razones por las que el trabajador no logra desconectar y cuánto tiempo necesita para hacerlo. Para ello, ha tenido en cuenta la edad y el cargo que ostenta el empleado en la compañía.

En el estudio se afirma que tres de cada cuatro trabajadores logra desconectar del trabajo durante las vacaciones. En concreto, el 77,8% contesta de manera afirmativa cuando se le pregunta si consigue desvincularse del trabajo durante el periodo vacacional, frente al 22,2% que asegura no hacerlo. Si se compara con el año anterior, la tasa de profesionales que ha contestado de manera afirmativa ha aumentado 10 puntos porcentuales.

También se ha analizado este indicador del mercado laboral según la edad del profesional y afirma que a menor edad, mayor es la dificultad para desvincularse de los temas laborales. En concreto, los menores de 25 años son los que muestran un mayor ratio de ocupados que no consigue desconectar, con un 30,8%. Le siguen los que tienen entre 25 y 45 años (23%) y, por último, los mayores de 45 años (15,4%).

Las razones por las que los ocupados no consiguen desconectar durante el periodo vacacional son diversas, pero la dificultad para poder desvincularse de temas laborales es la más esgrimida por los profesionales. Uno de cada dos trabajadores (49,5%) asegura que esta es la causa por la que no desconecta. La comunicación con la empresa, iniciada por la propia compañía, y que no haya otra persona que se ocupe de esas funciones son la segunda y tercera razón argumentada por los profesionales, con un 25% y un 14,7%, respectivamente. Las razones menos mencionadas por los encuestados son problemas a la hora de delegar en otro compañero (6,8%) y el contacto por parte del propio trabajador con la empresa (4,1%).

El porcentaje de ocupados que afirma que no mantiene ningún contacto con la empresa durante el periodo vacacional es superior al 70%, al igual que la cifra de ocupados que logra evadirse del trabajo. En concreto, el 73,4% afirma que no se comunica de ninguna manera con su compañía. Del 26,6% que sí afirma hacerlo, el 53,1% lo hace a través de llamadas telefónicas y el 49% a través de servicios de mensajería instantánea. A continuación, se encuentra el contacto por correo electrónico (35,9%).

La mitad de los ocupados tarda menos de tres días en desconectar

También se ha analizado el tiempo que el profesional tarda en desconectar de su trabajo y afirma que la mitad de ellos lo hace en un periodo de tres días o menos. En concreto, el 28,4% asegura lograrlo en ese periodo de tiempo, siendo el grupo que mayor tasa alcanza, seguido de aquellos que lo hacen en menos de un día (25,6%). Le siguen los que lo consiguen en un periodo comprendido entre una y dos semanas (21,3%) y los que tardan entre cuatro siete días (15,3%). En última posición, se encuentran los que lo logran después de dos semanas (9,4%).

Por tramos de edad, los profesionales que tienen menos de 25 años son los que necesitan un periodo más largo para desconectar del trabajo. Uno de cada cuatro ocupados de este colectivo (26,4%) afirma que necesita entre una semana y dos para conseguirlo, siendo el colectivo que mayor cifra registra. A pesar de que los que necesitan más de dos semanas para lograrlo son el grupo que alcanza menor tasa en todos los tramos de edad, por debajo del 11%, los empleados menores de 25 años alcanzan la tasa más alta (10,9%).

En el lado contrario, se sitúan los mayores de 45 años, que son los que tienen mayor capacidad para desvincularse de los temas laborales durante el periodo vacacional. El 31,2% de estos asegura desconectar en menos de un día, siete puntos porcentuales más que los que tienen entre 25 y 45 años y 12,5 más que los de menor edad.

 

Los técnicos, los que más facilidad tienen para desconectar

El cargo que desempeña el profesional en la empresa es clave para analizar si este desconecta o no en su periodo vacacional. Las responsabilidades, el número de personas a las que dirigen y las posibilidades de delegar su trabajo o no son clave a la hora de analizar el comportamiento de los diferentes grupos de ocupados en función de su cargo dentro de una empresa. El análisis elaborado por Randstad muestra que a mayor responsabilidad mayor son las dificultades para desconectar en vacaciones.

El estudio afirma que los directivos son el grupo de profesionales que más dificultades tiene para desconectar durante las vacaciones. El 85,7% de estos cargos encuestados afirma que no logra desvincularse del trabajo durante el periodo estival. Seguido de los altos directivos (37,5%) y los managers (34,9%). En última posición se sitúan los técnicos (27,2%).

 

PD. Si quieres recibir los próximos post por e-mail, no tienes más que anotar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho

¿Tú también quieres trabajar por proyectos?

 

Las carreras han cambiado. Hoy se habla de proyectos. Antes, un puesto directivo era para toda la vida y aproximadamente cada tres años participaba en una promoción. Ahora esta situación ha cambiado y no sólo por la crisis, también por el entorno; por la nueva economía (digitalización), hay mucha más movilidad: intraempresarial, de empresa y de sector. Hoy se contrata mucho más por proyectos… Más de 7 de cada 10 directivos españoles prevén trabajar por proyectos en el 2017, según una encuesta del World Business Forum a 400 ejecutivos españoles. Las carreras directivas, en definitiva, producen ahora muchas más situaciones de discontinuidad.

Según un estudio presentado hoy por la consultora Hays, el dinamismo del mercado está acercando el sector tecnológico español al modelo anglosajón, basado en la rotación de los profesionales y el trabajo por proyectos. Ya son un 40% los profesionales de las tecnologías que desarrollan su actividad a través de empleos de régimen temporal o vinculados al desarrollo de proyectos concretos, porcentaje que ha aumentado significativamente en los últimos años.

Según Peter McCardle, Director de IT y servicios tecnológicos en Hays, “el sector se está volviendo cada vez más dinámico, acompasando la demanda de talento con el ciclo de los proyectos informáticos que consisten, fundamentalmente, en tres fases productivas -investigación, desarrollo y ejecución del proyecto- para las que se contrata a perfiles diferentes y especializados en cada una de ellas”.

Como consecuencia de esta tendencia, los perfiles tecnológicos han evolucionado, adquiriendo nuevas habilidades y conocimientos que complementan su currículum. Gracias a ello, son profesionales que disfrutan de una alta empleabilidad y visibilidad en el mercado. Una situación que progresa en línea al crecimiento de una demanda que no encuentra todavía suficiente personal formado en el mercado español.

Los perfiles más demandados del sector

Los perfiles demandados son muy diversos y contemplan desde profesionales enfocados al desarrollo, la gestión, la funcionalidad y la ciberseguridad, hasta perfiles especializados en lastelecomunicaciones desde un punto de vista técnico.

En cuanto a las competencias más preciadas, Juan José Riber, Business Manager en Hays IT Services, señala que “tanto los idiomas como los soft skills son requisitos cada vez más determinantes a la hora de acceder a estas vacantes de trabajo”. Si bien hace 15 años no se demandaban, ahora la capacidad de comunicación, el trabajo en equipo y el liderazgo se han convertido en aptitudes completamente necesarias para marcar la diferencia en el mercado laboral.

Además, según añade Riber, los profesionales no técnicos están incorporando cada vez más conocimientos tecnológicos para desarrollarse con facilidad en plena transformación digital: “En cinco años será difícil pensar en un Controller que no sepa programar en Visual Basic, o hacer uso de herramientas más específicas como SAP, Dynamics o Business Object”.

Las compañías que necesitan más profesionales tecnológicos

Debido a la transformación de los negocios en plena era digital, son muchas y muy diferentes las compañías que precisan incorporar a profesionales tecnológicos, entre las que destacan:

  1. Vendedores y fabricantesque desarrollan productos o soluciones tecnológicas que consumirán los departamentos de tecnología de las compañías, o incluso usuarios particulares.
  2. Mayoristas, es decir, compañías que hacen función de distribuidoras y de apoyo a las redes de ventas.
  3. Integradores, resellers, canal o consultoras TIC, compañías que ofrecen servicios de implantación, desarrollo y mantenimiento de soluciones y herramientas.
  4. Compañías del sector Internet, entendidas como las firmas cuyo producto o servicio no es puramente técnico, si bien sus operaciones no pueden entenderse sin el medio online.

Si quieres recibir los próximos post por e-mail, no tienes más que anotar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho