¿Por qué el 44% de las nuevas hipotecas en Catalunya son de tipo fijo y en Madrid solo el 16%?

 

Las hipotecas a tipo fijo han dado un gran salto y ganan terreno sobre las de tipo variable en el último año, aunque con enormes diferencias entre comunidades. A mi, que eso ocurra me parece una buena noticia, de cara a evitar posteriores sustos a los que compran un piso. Así, la estadística de los registradores, de cierre del ejercicio  2016, refleja cómo las nuevas hipotecas a tipo fijo ya superan el 30% del total. El crecimiento en solo 12 meses ha sido de 22,15 puntos porcentuales, al pasar de significar el 9,8% las firmadas en el primer trimestre hasta el 30,96% en el cuarto. Tengamos en cuenta que desde el año 2003, en que existe esta estadística, nunca habían superado el 10% del total.

¿Por qué la gente ha cambiado de parecer? Pienso que lo más probable es que haya crecido un cierto miedo a lo incierto –tras lo sucedido en los años de la crisis- y la persona que se va a comprometer por 20 o más años quiera estar segura de lo que va a pagar cada mes para confeccionar su presupuesto. Pensemos que la hipoteca se lleva en muchos casos el 30% de la renta salarial de quien la pide. Es curioso –y prudente- que se piense así, porque lo cierto es que a primera vista la hipoteca a tipo fijo es hoy más cara que la variable. Hoy las fijas están alrededor del 3% TAE y a unos 20 años, en promedio, mientras las variables están el euribor más un punto o algo más. Como el euribor aún está en -0,10%, el tipo que se paga está alrededor del 1% y los plazos a los que se presta son más largos.

Y si es un chollo, insisto, ¿por qué pierde terreno en las preferencias del hipotecado? Quizás en su memoria esté presente que el Euribor es un tipo que ahora está dopado a la baja por el BCE y que no hace tantos años, en el 2008, por ejemplo, estaba por encima del 5%. ¿Puede volver a estos niveles? Ahora parece imposible, pero aunque es improbable –lo normal es que cuando se normalice la situación esté alrededor del 2-3%- nadie sabe qué puede pasar en los Estados Unidos de Trump en el aspecto monetario ni qué respuesta pueda verse obligado a dar el BCE.

Quizás sorprende más que este alarde de prudencia se produzca en zonas determinadas, como Catalunya y Baleares, donde las fijas contratadas en el último trimestre han supuesto un porcentaje alrededor del 45%, mientras en otras comunidades, como Madrid, supongan solo el 16%. Pero este ya es otro tema.