Hipotecas a tipo fijo, ¿quién gana la apuesta?

 

Los bancos están encareciendo las hipotecas a tipo fijo. Hace unos meses se podían encontrar algunas por debajo del 3% y hoy ya es imposible. Abanca y Liberbank han sido los últimos en sumarse a una tendencia que tiene todos los números para continuar a lo largo de este año. También algunas entidades han subido las comisiones de apertura. La Asociación Hipotecaria Española publicaba hace poco que las hipotecas a tipo fijo sumaban un tercio de las concedidas en el último trimestre. En el blog nos hacíamos eco de la noticia y la saludábamos como positiva, en la medida que supone una dosis de prudencia por parte de los nuevos hipotecados, ya que pueden realizar sus presupuestos contando con un gasto importante (la hipoteca supone por término medio un 25-30%) de la renta familiar que no les va a cambiar.

Probablemente a la banca no le hace la misma gracia que al endeudado la hipoteca a tipo fijo.  En definitiva, esta hipoteca es una apuesta que se cruzan entre la banca y el hipotecado. Se fija un tipo determinado a 15 años. Si los tipos de interés de mercado fluctúan a lo largo de este período por debajo del tipo fijado en el contrato hipotecario, gana la banca y pierde el prestatario, ya que éste paga más de lo que hubiera hecho si hubiera optado por una variable, que estaría siguiendo al mercado, en este caso al Euribor. Si, por el contrario, los tipos se van por encima del fijado, la banca es la que pierde (deja de ganar), ya que cobra menos de lo que hubiera ingresado si la hipoteca fuera variable, mientras el hipotecado acaba ahorrando una pasta.

¿Es bueno cruzar apuestas? ¿No saben más los bancos que los particulares? Si la hipoteca a tipo fijo está baja como hasta ahora, el que la tomaba probablemente jugaba con una cierta ventaja. Pero si se encarecen mucho, deberá valorar si le interesa más seguir sabiendo lo que ha de pagar en 15 años cada mes o arriesgarse a no saberlo y apostar. En definitiva, al encarecer las hipotecas fijas, vía tipo y comisiones, la banca está lanzando dos mensajes. Por un lado, invita al cliente a que vuelva a la hipoteca variable –ahora sin cláusula techo ni suelo- y, por otro, da a entender que la subida de tipos está próxima y que no quiere jugar con fuego con hipotecas fijas a bajo precio. Es decir, que tiene miedo de perder la apuesta, que todo sea dicho, probablemente va a perder con las hipotecas fijas que ha concedido por debajo del 3%. Al tiem