¿Alguien me puede decir qué queremos hacer con 1.637 millones de euros en pesetas que aún guardamos en los bolsillos?

 

 

Los españoles aún conservan en su poder 1.637 millones de euros de la antigua moneda nacional sin canjear, lo que equivale a 271.742 millones de pesetas, según datos del Banco de España que ha publicado esta mañana. Una cifra que me deja cara de asombro mayúsculo y también, porqué no decirlo, los pelos de punta .

Según las cifras de la autoridad monetaria y a pesar de que han pasado 15 años desde que empezó a circular la moneda común, los españoles conservaban a cierre de julio 139.108 millones de pesetas en billetes (838 millones de euros), y 132.942,4 millones de pesetas en monedas (799 millones de euros).

Para mi, lo más sorprendente es que desde julio del año pasado, los españoles han canjeado 1.331 millones de pesetas en billetes (8 millones de euros en billetes) y 166,38 millones de pesetas (un millón de euros en monedas). Es decir, que hay gente que sigue cambiando pesetas. ¿Dónde las tenía? ¿Por qué ha esperado tanto? ¿Eran pesetas negras que se van convirtiendo en euros? ¿Acaso Hacienda no toma buena nota de los canjes que se hacen en el Banco de España? No lo sé, la verdad. Le doy vueltas, pero me cuesta de entender.

Recordemos que el Gobierno español fijó en tres meses el periodo de convivencia para ambas monedas, desde el 1 de enero de 2002, cuando comenzó a circular el euro en el bolsillo de los españoles, hasta el 31 de marzo del mismo año, y, desde entonces y hasta el siguiente 30 de junio, estableció un periodo de canje de las monedas y de los billetes en pesetas en las oficinas bancarias. Desde entonces, los españoles tienen que acudir al Banco de España si aún conservan la antigua divisa nacional.

Me cuesta aceptar –ellos sabrán cómo lo calculan- que el banco emisor estime que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes de la entrada del euro nunca serán estregadas al Banco de España para su canje porque permanecerán en manos de los españoles como pieza de coleccionismo, o bien por deterioro, pérdida o salida del país en los bolsillos de los turistas.

Bien, para los despistados, recordar que el Banco de España dejará de cambiar pesetas a euros de forma definitiva el día 31 de diciembre de 2020, por lo que los españoles aún tienen cuatro años para retornar los 271.742 millones de la antigua moneda. No me digáis que no sería un cachondeo ver colas ante el Banco de España en 2020 para cambiar pesetas… como nos gusta esperar hasta el último momento.

Por cierto, ¿os acordáis que el pasado 17 de agosto hice un post criticando la idea de eliminar el dinero en efectivo, a raíz de que en Portugal van a limitar los pagos en billetes? Pues bien, el Banco de España ha hecho público hoy también que el número de billetes de 500 euros se ha situado en julio en 42 millones de unidades, un millón menos que el mes anterior, por lo que se sitúa en mínimos de septiembre de 2003, mientras que los billetes de 50 crecieron y se situaron en máximos históricos.

En diciembre de 2011 había en la calle 101 millones de billetes de 500 euros que sumaban un valor de 50.500 millones de euros. Aquí se abrió la guerra contra los “bin laden”, como sinónimos de dinero negro. Sea por eso o por la crisis, lo cierto es que el número de unidades de 500 euros ha caído a 42 millones y su valor total fue en julio de 2017 de 21.000 millones de euros, es decir, ha caído en un 59%. De todos modos, probad de pagar con un billete de 500 euros y os van a mirar de forma especial… si es que os lo aceptan, por más que el BCE que ha decidido dejar de imprimirlos a finales de 2018, diga que seguirán siendo de curso legal. En algunos lugares ya empiezan a hacer remilgos con los de 200 euros…

Y, por cierto, bueno será recordar que el hecho de que haya un mayor o menor número de billetes de 500 euros responde solamente a la demanda de las entidades, que, a su vez, atienden las peticiones de sus clientes. Es decir, que ese volumen de billetes no se corresponde con los que están en circulación en España, ya que en una unión monetaria no es posible determinar la circulación por países, pues un billete emitido por un banco central de un Estado puede circular libremente por toda la zona del euro y ser retirado por el banco central de otro país.

Parece, pues, que el rey (en número de unidades) será el billete de 50 euros. Según los datos provisionales publicados hoy por el Banco de España, los billetes de 50 euros han aumentado en julio hasta 1.031 millones de unidades, por encima de los 1.025 millones del mes anterior, lo que representa su nivel más alto de la serie histórica. Pues nada, a pagar con billetes de 50 euros…