Ni Catalunya crecerá un 20% menos que España ni el 42% de empresas piensa marchar, como se ha publicado esta semana

 

En La Vanguardia de hoy leo algo insólito. En una entrevista que hace el director del diario al presidente del BBVA, Francisco González, este lanza un aviso estremecedor: “Nuestro servicio de estudios calcula que Catalunya crecerá un 20% menos que el resto de España; insólito”, que es convenientemente destacado en el diario. La lectura, una vez más, pone en “modo catástrofe” lo que va a ocurrir en Catalunya en 2018. Apaga y vámonos. Si crecemos un 20% menos que España ya podemos despedirnos de empresas, de empleo y de todo lo que queramos. Crecer un 20% menos implicaría que España, por ejemplo, pasara de producir 1.000 a 1.200, mientras Catalunya quedaría en 1.000. La diferencia, 200 sobre 1.000 sería el 20% de marras. Para ponerse a temblar, porque lo dice el servicio de estudios con más solera del Estado.

Pero, no os asustéis que la cosa no va por ahí. Resulta que los analistas del BBVA han decidido rebajar el crecimiento del año que viene. Concretamente, del 2,8% al 2,5% en España y del 2,8% al 2,1% en Catalunya. Y sí, la diferencia entre el 2,5 % y el 2,1% es más o menos el 20% citado. Mal, muy mal. Ello quiere decir que, si aciertan, la actividad de España, pasará de 1.000 a 1.028 y la de Catalunya de 1.000 a 1.025. Es un 0,30% menos, bufff, ¡qué alivio! Sí, ya lo sabemos, calcular porcentajes sobre porcentajes puede llevar a un error de interpretación, si no queda muy bien explicado.  Y, por supuesto, en un titular o en un destacado del no hay margen para la explicación, con lo que queda es el impacto de la primera lectura –sobre todo para mayoría que acostumbra a leer solo  titulares y destacados, que para eso existen-  por más que luego se explique en el texto. Y, por supuesto, cabe pensar que decir lo correcto, que la tasa de crecimiento será 4 décimas inferior que en el resto de España –que es lo que se está diciendo en realidad-  no cabe en un titular ni en un destacado… y ¡ojo! ni tiene gancho alguno para el lector.

Pero no ha sido el único susto de la semana. El pasado martes leíamos en los digitales y el miércoles en los diarios de papel que “un estudio de Esade dice que un 42% de directivos de Catalunya trasladaría su empresa si se mantiene el ‘procés”. ¿Qué se piensa tras leer el titular? Pues que ahora, sí. Si ganan los indepes en las elecciones, ahora sí que nos  quedamos sin empresas, seguro. Es la primera reacción que tiene el lector tras el sobresalto ante un anuncio de tal rotundidad. Se trata de un informe que, al parecer,  tendrá continuidad que se llama ‘Refem Empresa, Refem Catalunya’, un título que no me gusta demasiado, porque aquí no se ha destruido –que yo sepa- ninguna empresa que deba rehacerse, ni Catalunya se ha hundido y deba reconstruirse.

La principal conclusión a la que llega el estudio es que los directivos están en un compás de espera con presupuestos congelados (en el 46% de los casos) y se apunta un alto riesgo de que, en 2018, haya menor contratación (lo contempla ya un 24% de los directivos). De todas formas, la confianza mayoritaria es que el conflicto no se agravará más (un 92% considera que seguirá igual o mejorará después de las elecciones).

Asimismo, “un 42% de los directivos trasladaría total o parcialmente sus empresas, un 31% reduciría sus inversiones total o parcialmente en Catalunya y sólo uno de cada cuatro directivos afirma que no afectaría a sus negocios. Ante esta situación, los directivos reclaman abiertamente abandonar el camino de la unilateralidad y garantizar el amparo de la UE”.

Un 56% de empresas ha visto reducirse sus ventas. El promedio de respuestas de directivos sobre la variación de ventas para los meses de septiembre a noviembre es de una caída del 9,5%, habiéndose concentrado las caídas a partir de octubre. En opinión de los directivos, los motivos de este descenso en las ventas serían el desánimo o apatía por el consumo; la reducción de turismo o tráfico en el retail; la desconfianza exterior e inseguridad; las cancelaciones o diferimientos de eventos y compras; y al boicot a productos catalanes.

Cabe decir, que con los datos oficiales de octubre que se tienen a mano las caídas .cuando las ha habido- no parecen de esta magnitud.

Pero, ¿pintan mal las cosas, como dice el informe? Quizás la clave de su fiabilidad se explicita al decirse en la reseña de la web de la Escuela de Negocios, cómo y a quien se ha realizado la encuesta: “a más de cien profesionales y directivos (parece que son 123) que de forma libre y voluntaria se han ofrecido a compartir información empresarial y económica sobre el conflicto de Catalunya. El proyecto integra profesionales de todas las sensibilidades políticas”. Me quedo con la palabra voluntarios. Y ya no entro en lo que supone en términos de representatividad, porque lo de “todas las sensibilidades políticas” me parece muy ambiguo.

Pero veamos. Resulta que el impacto para el público queda en que vamos muy mal porque “el 42% de empresas amenaza con irse si ganan las elecciones los indepes”, como titularon la mayoría de medios y repitieron otros inmediatamente. El mensaje ya alcanzado su destino, cuando la verdad es que es la opinión de un 42% de los 123 directivos voluntarios que aceptaron responder la encuesta, es decir, 52 personas. “Hay 52 directivos de los 123 encuestados que dicen que marcharán sus empresas si continúa el “procés”. Cómo cambia la cosa, ¿no? De verdad, ¿creéis que hay muestra suficientemente representativa para poder extrapolar lo que dicen estos señores a las más de 200.000 empresas que hay en Catalunya? A mi, me parece sinceramente que no. Pero ya se ha dicho, publicado y digerido el mensaje. Son los tiempos que corren…

PD. Si te interesa recibir los siguientes post por e mail, no tienes más que apuntar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho