Nov 06

¿Crees que la tecnología genera más desigualdad social?

¿La tecnología crea o destruye trabajo? ¿Crea o no más desigualdad social? No parece haber acuerdo sobre el futuro de este fenómeno que ya está entre nosotros. Los expertos parecen decantarse más por la idea de que se van a crear más empleos, pero muy distintos. Circulan listas de empleos actuales que van a desaparecer, mientras los del futuro están por ver. No podemos ni imaginarlos hoy, se irán creando a medida que vayan surgiendo las necesidades. Eso nos dicen. ¿Lo creemos? Es un acto de fe que podemos realizar o no. Hay un argumento que se utiliza que sí me parece válido. Hace 30 años no éramos capaces de enumerar qué trabajos estarían hoy creciendo por encima de los demás. Ni siquiera sabíamos que habría internet. ¿Pasará igual con la inteligencia artificial?

Mientras, en Cotec han realizado una encuesta sobre qué piensan los españoles sobre ello. Pues resulta que la mitad de los españoles cree que la innovación tecnológica aumenta la desigualdad social y destruye más empleo del que crea, según los datos de la segunda edición de la Encuesta sobre percepción social de la innovación en España, elaborada por la Fundación Cotec y Sigma Dos a partir de 2.402 entrevistas telefónicas.

Un 49% de los encuestados opina que la innovación tecnológica destruye más empleo del que crea, frente al 46% que opina lo contrario. Estos resultados invierten la percepción recogida en 2017, cuando la confianza en la tecnología como generadora de empleo iba por delante (52% frente a 44%). La distancia entre los que tienen una visión optimista de la tecnología como generadora de empleo y los que se muestran pesimistas al respecto ha crecido 11 puntos a favor de los agoreros en un año.

El 66% de los participantes cree que muchos o bastantes puestos de trabajo actuales serán sustituidos por máquinas en los próximos años y que éstas serán capaces de desempeñar no solo muchas tareas rutinarias, sino también tareas creativas. Ante esta perspectiva, un 36% de la población activa se considera incapacitado para competir en un mercado laboral cada vez más automatizado y con fuerte presencia de las tecnologías de información y comunicación. Entre los que no se ven capaces de competir, un 45% dice que no se siente capaz de cambiar y adaptarse y un 41%, que no tiene recursos económicos para reciclarse.

No obstante, frente a esta visión general, cuando se pregunta a los españoles si creen que un robot podría sustituirles a ellos en su puesto de trabajo, un 57% dice que eso no sería posible de ninguna manera, lo que supone diez puntos de aumento de confianza respecto a un año antes (47%).

En cuanto al impacto de la innovación tecnológica en la vida laboral y personal, el 60% de los españoles cree que la tecnología favorecerá la conciliación y el 54% que reducirá la brecha laboral entre hombres y mujeres.

Preguntados por el efecto de la innovación tecnológica sobre la desigualdad social, un 49% de los encuestados sigue opinando que este impacto es negativo, frente al 38% que opina lo contrario. Este resultados es menos pesimista que en 2017, cuando la visión negativa ganaba por el doble de diferencia (57% y 35%, respectivamente).

Respecto a la posibilidad de que ante los cambios que se están produciendo en la sociedad y la economía el Estado pague una renta básica universal, un 54% de los encuestados se muestra a favor de esta medida. Entre los partidarios de ella, un 60% estaría además dispuesto a pagar más impuestos para financiarla. Este último dato baja hasta el 39% cuando se incluye en la respuesta a quienes rechazan la renta básica universal.

Otros datos de interés que recoge la encuesta son que un 84% de los españoles es partidario del derecho de los trabajadores a la desconexión digital, un 28% practica el teletrabajo, un 76% rechaza que algunas empresas se lucren con sus datos personales, un 46% ha consumido en el último año bienes y servicios basados en las nuevas plataformas de negocio digital y un 25% ha ganado algún dinero con ellas.

P.D. Si quieres recibir los próximos post por e-mail, no tienes más que anotar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho

Sep 03

Y tú, ¿quieres trabajar menos horas o más?

Unos quieren trabajar menos horas y otros trabajar más. Nunca llueve a gusto de todos. Resulta que en una economía como la española en plena recuperación, creciendo en los aledaños del 3%, un 4% de trabajadores preferirían trabajar menos horas, a cambio de un menor salario, mientras un 11% quisieran trabajar más horas de las que realizan. Entre los primeros se hallan con toda seguridad trabajadores que están bien en su empleo y se sienten seguros en el mismo. El hecho de que su número crezca sobre el año pasado es un síntoma de que la economía va bien y aumenta la percepción en los empleados, que aumentan sus deseos de realización en otros menesteres. Entre los segundos, cabe pensar que en su gran mayoría son personas que trabajan a tiempo parcial obligado y quieren trabajar más horas para aumentar su remuneración. El hecho de que su número descienda por quinto año consecutivo también es un indicador de que las cosas van mejor. Pero ved el resumen del informe.

El estudio que Randstad ha presentado hoy revela que 727.100 trabajadores en España quieren reducir su jornada laboral, con la correspondiente disminución de sus ingresos. Esta cifra es un 6,4% más elevada que en 2017, cuando 683.100 ocupados deseaban trabajar menos horas. Se trata, además, de la cifra más elevada desde 2010, cuando los ocupados en esta situación superaban los 800.000. Para ello, Randstad ha tenido en cuenta la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), desde el segundo trimestre de 2007 al mismo periodo de 2018.

Si se analiza la serie histórica, se observa que esta cifra superó el millón de ocupados en 2007 (1.475.800) y 2008 (1.135.700). A partir de este momento, se encadenaron cuatro años de descenso consecutivo hasta registrar la menor cifra de toda la década en 2012, con poco más de medio millón de trabajadores en esta situación (534.700). Desde ese año, el número de ocupados que deseaban trabajar menos horas ha crecido hasta los 727.000 ocupados actuales.

Randstad también analiza qué porcentaje representa este colectivo dentro del mercado laboral. La tasa de trabajadores que desean reducir su jornada sobre el total de empleados también crece en 2018, hasta alcanzar el 3,8%, convirtiéndose en la tasa más elevada de los últimos siete años. En 2007 se alcanzó la mayor tasa de toda la serie histórica (7,2%) y, a partir de este momento, se encadenaron siete años de descensos consecutivos hasta registrar la menor tasa de toda la década en 2014 (2,9%). Durante los siguientes ejercicios, este dato ha vuelto a crecer hasta alcanzar el 3,8% este año.

“El aumento del número de trabajadores que desean reducir su jornada laboral durante los últimos años viene motivado por la mejora de la situación económica. Los empleados buscan otros beneficios en sus empleos, al margen del salario, como aquellos que posibilitan un equilibrio entre su entorno laboral y personal. Por esta razón, en los últimos años, la búsqueda de factores como la conciliación o la flexibilidad han hecho que más profesionales estén dispuestos a reducir su jornada laboral, incluso a costa de una reducción de su salario”, explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de la consultora.

Las mujeres, más interesadas en reducir su jornada

Otro de los aspectos que se analiza es la influencia del sexo de los profesionales sobre el deseo de reducir la jornada laboral. Las empleadas son el perfil que registra mayor tasa de ocupados que desean reducir su jornada laboral, con un 4,1%. Es decir, cuatro de cada cien trabajadoras preferirían trabajar menos horas con una reducción proporcional de su salario. En el caso de los varones, esta tasa se sitúa en el 3,5%.  Respecto al año pasado, en las mujeres han aumentado esta tasa (+0,3 puntos porcentuales), mientras que en los hombres se mantiene el mismo nivel. Si se compara este dato con el de 2007, la tasa se ha reducido en ambos sexos, siendo este descenso más pronunciado en mujeres (-4,4 P.P.) que en hombres (-3 P.P.)

Los ocupados que desean trabajar más horas descienden por quinto año consecutivo

Cuando se analiza el lado opuesto, el de aquellos trabajadores que desean trabajar más horas, el estudio de Randstad revela que 2.177.700 ocupados estaría interesado, llevando consigo un incremento proporcional de su salario. A pesar de superar la barrera de los dos millones, esta cifra refleja un descenso por quinto año consecutivo.

En 2007 se registró la menor cifra de la serie, con 1.868.100 empleados que querían trabajar más horas. A partir de este momento, este dato creció durante seis ejercicios seguidos hasta alcanzar en 2013 la cifra más alta, que rozaba los tres millones de ocupados (2.996.800). Desde entonces, el número de trabajadores que desean trabajar más horas ha decrecido un 27,3%, hasta los 2,18 millones de 2018.

En relación a la tasa de ocupados que desean trabajar más horas respecto del total de empleados, la tendencia de los últimos años ha tenido un comportamiento similar. En 2007 esta tasa se situó en el 9,1%, experimentando un crecimiento continuado durante los seis años siguientes y alcanzando el 17,5% en 2013, la tasa más elevada. A partir de este punto, este dato descendió durante los cinco ejercicios consecutivos, registrando el 11,3% este año.

La conciliación, el segundo motivo más importante para trabajar en una empresa

Según el informe anual ‘Randstad Employer Brand Research 2018’, el equilibrio entre trabajo y vida personal consolida su importancia situándose, por segundo año consecutivo, como el segundo factor más importante, tras aumentar su importancia en diez puntos porcentuales en la anterior edición y mantenerse en el 55% este año. Es decir, el 55% de los empleados sitúan el equilibrio entre vida laboral y personal como el segundo motivo más importante para desarrollar su carrera en una u otra empresa, sólo superado por el salario.

Por último se destaca que la recuperación económica y la reactivación del mercado laboral en España modifican los motivos de los profesionales para elegir una compañía, otorgando más importancia a la conciliación y a la flexibilidad y restando peso a factores más vinculados a la seguridad laboral, como la estabilidad y la buena situación financiera de la empresa.

P.D. Si quieres recibir los próximos post por e-mail, no tienes más que anotar tus datos en la casilla del ángulo superior derecho

Entradas más antiguas «

» Entradas más recientes